lunes, 24 de septiembre de 2012


LA EDUCACIÓN TÉCNICO PROFESIONAL

 El presente trabajo aborda la modalidad de Educación Técnico Profesional, y tiene el propósito de describir las innovaciones que en materia normativa y curricular se vienen desarrollando, destacando especialmente sus implicancias en el campo de la enseñanza y la formación profesional. En esta línea se plantea el estado de situación de la docencia en la ETP, y la implementación del Programa Nacional de Formación Docente Inicial para esta modalidad en la jurisdicción, como instancia de formación pedagógico didáctica y de actualización científico tecnolólogica a la que acceden los docentes y que contribuye a mejorar la calidad  educativa.    
Introducción
La Educación Secundaria Técnica y Secundaria Agraria tal como se conoce hoy, es el resultado de un largo proceso  en el que se conjugaron razones sociales, políticas económicas y culturales como claves que posibilitaron su desarrollo y expansión. Ligadas al desarrollo tecnológico y productivo,  por momentos fueron la esperanza de crecimiento y desarrollo para el país, por otros simplemente una orientación educativa que batallaba ante la indiferencia de quienes la conducían a un lento pero certero vaciamiento. Asimismo,  los efectos de políticas neoliberales en un marco de globalización creciente implicaron aún más la calidad de la educación, en notoria desventaja en relación a los avances del conocimiento científico y tecnológico. En este proceso la identidad de estas formaciones de la modalidad de Educación Técnico profesional fueron cambiando hacia nuevas configuraciones. Pero más allá de los avatares propios de nuestra historia educativa,  hoy se reconoce una intencionalidad diferente, los nuevos marcos legales y curriculares, que partiendo del reconociento de esta historia, ofrecen un margen de cambio e innovación que posibilitan reposicionar a las escuelas ante los desafíos que hoy deben enfrentar en materia educativa, contribuyendo  a mejorar su calidad y aportando al crecimiento y desarrollo productivo de nuestro país, a nivel local, regional, provincial y nacional.
Los marcos legales
La Educación Técnico profesional es actualmente una modalidad del nivel secundario que comprende la formación técnica, agraria y  profesional.  La ley de Educación Técnico Profesional Nº26.058/05, la ley de Educación Nacional  Nº26.206/06, y la ley de Educación Provincial  N° 13.688/07, constituyen el marco regulador  que define una política educativa nacional,  federal y provincial de la ETP.
La Ley de Educación Técnico Profesional N° 26.058/05 tiene como finalidad regular y ordenar la Educación Técnico Profesional en el nivel medio y superior no universitario del sistema nacional y la formación profesional. Para ello define una política nacional y federal a fin de mejorar y fortalecer la ETP en el nivel medio y Superior no universitario y su formación profesional. Su ordenamiento contempla la articulación con ámbitos científicos, tecnológicos de la producción y del trabajo.
 La ETP se plantea como un derecho y una oportunidad de aprendizaje, de desarrollo de capacidades, conocimientos habilidades y destrezas, valores y actitudes relacionadas con los desempeños profesionales, en el marco de la educación permanente. También refiere a la intencionalidad de mejorar y fortalecer a las instituciones de ETP a través de la aplicación de programas específicos.  Se propone regular la relación entre educación y el mundo productivo, profundizando la cultura del trabajo y la producción para el desarrollo sustentable. Todo lo expuesto en un marco que posibilite la inclusión educativa, con   equidad, calidad , eficiencia y efectividad contribuyendo de este modo a generar mayor inclusión social.
La Ley de Educación Nacional   ( cap.VI art.38), define a la ETP como modalidad  de la Educación Secundaria, porque representa una opción de la educación común que atiende a requerimientos específicos de la formación de Técnicos Medios o Superiores en`áreas ocupacionales específicas y de la formación profesiona.
La LEN debe regirse en concordancia con la Ley de Educación Técnico Profesional N° 26.058 .
La Ley de Educación Provincial (cap.VII, art. 36) se  plantea en concordancia con las leyes referidas y entre sus propósitos alude a la formación de Técnicos medios y superiores atendiendo a las necesidades y potencialidades del contexto socioeconómico, local, regional y provincial y acorde con los procesos científicos y tecnológicos de desarrollo e innovación productiva en un marco de inclusión, calidad y justicia social. Asimismo incluye la necesidad de aportar propuestas curriculares diversas de acuerdo con los contextos socioeconómicos particulares, la formulación de proyectos de mejoramiento y fortalecimiento institucionales, la articulación con programas de educación secundaria, superior y formación profesional con ámbitos de la ciencia, tecnología y producción, y recuperar y desarrollar propuestas pedagógicas y organizativas que profundicen la formación de técnicos para la promoción del desarrollo rural a través del asociativismo o cooperativismo.
Mas allá de las especificidades de cada marco normativo todos sostienen el mismo  propósito para la educación técnico profesional el desarrollo integral de los alumnos y de las capacidades profesionales  que garanticen la inserción al mundo del trabajo y la educación permanente. 
Sobre la igualdad, inclusión, calidad…
Retomando la Ley de Educación Provincial,  el cap. VII,  art.36 Educación Técnico Profesional,    propone instancias que garanticen los derechos de igualdad, inclusión, calidad y justicia social de todos los jóvenes, adolescentes, adultos y adultos mayores que componen la comunidad educativa de la provincia de Bs As como elemento clave de las estrategias de desarrollo y crecimiento socioeconómico de la provincia y sus regiones.  
Por su parte la Ley de Educación Técnico-Profesional en el cap VII el art. 40, refiere a la igualdad de oportunidades. Señala que se implementarán acciones específicas para garantizar el acceso, permanencia y completamiento de los trayectos formativos para los jóvenes en situación de riesgo social o con dificultades de aprendizaje. Para ello incluye diferentes componentes como materiales,  traslado y sistemas de tutorías.
En primer lugar,  estos conceptos aluden a un derecho. La igualdad es pensar desde el lugar de iguales, todos los sujetos debemos tener las mismas oportunidades educativas y la escuela debe ofrecer una enseñanza mejor, poniendo a los jóvenes en contacto con mundos, mundos de conocimientos, de lenguajes disciplinarios, de culturas diferentes, mundos  a los que no accederían si no fuera por la escuela. (Dussel-Southwell [1])  
La educación como acción igualadora es la que pone a disposición de los sujetos, textos y lenguajes que los habilita para algo más que una repetición, es la posibilidad de crear condiciones que habiliten un futuro mejor.
En este sentido también se piensa en una escuela que garantice el derecho a la calidad e inclusión. Cabe señalar que el éxito del sistema educativo en las primeras décadas del siglo XX, fue su capacidad de prometer el ascenso económico y social de las clases más desfavorecidas, en la actualidad la escuela no puede prometer dicho progreso, ya que estudiar medicina y ser doctor no garantiza dicho ascenso, pero también es real que no ir a la escuela o su abandono temprano asegura fracaso y exclusión.
Las escuelas de la modalidad técnico profesional, tienen a diferencia de las escuelas comunes, un valor agregado que consiste en la formación específica, en el desarrollo de ciertas capacidades necesarias para desenvolverse en el mercado laboral, dar continuidad a los estudios iniciados, y también asegurar una educación permanente.
La institución educativa sigue siendo el espacio privilegiado para la socialización y la transmisión cultural, una herramienta poderosa, que puede convertirse en obstáculo o posibilidad para que los alumnos puedan implicarse como ciudadanos activos en la modificación o conservación de su entorno cultural. En este sentido la escuela debe enfrentar el desafío de llevar adelante  su reorganización cultural desde el marco  curricular, entendido éste como el espacio apropiado para dicha intervención.
Consecuentemente las escuelas deben apropiarse de estos propósitos explicitados en los marcos curriculares específicos, y  hacer currículum en la escuela, es decir, partir de las prescripciones para pensarlas recuperando la historia institucional, el saber y experiencia de los docentes y los alumnos, los contextos particulares, y sobre esa información tomar decisiones que contribuyan  a la adecuada implementación de modo de garantizar las finalidades que se persiguen. (Nóvoa. 1999)[2].

Fuente: Dirección de Promoción y Desarrollo de la ETP- Dirección Provincial de ETP. Provincia de Buenos Aires. Documento de trabajo. 



[1] Inés Dussel; Myriam Southewell. “La escuela y la igualdad: renovar la apuesta.” En Revista El Monitor Nº1. Año 2007. Ministerio de Educación de la Nación. Pcia de Bs. As.  
[2] Novoa, Antonio. (1999) “Os profesores”. En Educacao e Pesquisa. (Vol 25, Nº1 enero-junio. Reeditado por la revista española Cuadernos de Pedagogía (Nº286, diciembre de 1999).